Iniesta se ofreció a salir pero Luis Enrique prefirió acabar con 10 ante el Villanovense