Una parte de la grada del Espanyol la tomó con Casillas lanzándole objetos