El Granada vuelve a perder y la afición pierde la paciencia con Caparrós y la directiva