Gerard Piqué, el alma de la fiesta del Barça tras conquistar la Copa del Rey