El golazo de Futre a Buyo de aquella final de 1992, que ningún rojiblanco puede olvidar