Coraje y goles llevaron al Barça y Athletic a la Final de Copa