Fernando Torres tarda 50 segundos en dejar mudo al Santiago Bernabéu