Todo apunta a que Felipe VI experimentará su primera gran pitada en una final de Copa