Courtois se saca su espina contra el Madrid