El Cornellá se llevó hasta las botas de los jugadores del Madrid