Llagostera fue una fiesta a pesar de la derrota