Los Athletic - Barcelona son sinónimo de tensión, pero también de deportividad