Al Atlético de Simeone le falta un gran reto: remontar una eliminatoria a doble partido