Míticos del Barça se avergüenzan de la final de Copa más violenta