El Athletic prolonga su mediocridad