El Athletic, digno y triste subcampeón de Copa