La fiesta por el ascenso se convirtió en una batalla campal en la Liga del Sur argentina