Así convirtió el Atleti el césped del Calderón en un tablao: toque, fútbol y nada de patadas