Tres meses para convencer: James e Isco tendrán que ganarse la continuidad