Un control con el tacón de Varane asombra hasta al cámara que lo estaba grabando