El contraste del derbi dejó a un Madrid hundido y un Atlético por las nubes