La conexión Arribas-Pedro marca las diferencias ante el Valencia