La comparación en el adiós Ancelotti-Benítez: despedida cariñosa y no abrir la boca