Ni sus compañeros ni su hermano han hablado: prudencia sobre el ‘caso Lucas’