La combinación perfecta de Neymar: quinta amarilla, Brasil y fiesta