Así ‘colocaron’ el dedo a Giovani