Se ‘colaron’ en el vestuario culé y consiguieron los autógrafos de los jugadores