Las claves de la inoportuna crisis del Barça: desconexión de la MSN y falta de forma física