La clave de la remontada del Sevilla: jugar como si estuvieran en el Sánchez Pizjuán