El gol de chilena es la espinita que Cristiano sigue teniendo clavada de cara a portería