Un paradón, un roce Casillas-Costa y un gol con suerte... El Chelsea se carga al Oporto