Los vecinos del Hotel del Madrid creían que el ataque con petardos era un atentado terrorista