Pasar de ronda ante el Nápoles, la única carta de salvación para Quique Setién