Sergio Ramos no paró de dar instrucciones a sus compañeros desde la grada: "¡Aguanta, por fuera!"