Sergio Ramos bajó al vestuario tras la eliminación ante el Ajax en Champions