Ni el frío ni el cesped fueron un problema