El Atlético juega la primera final de la temporada en Oporto: solo vale ganar y esperar para seguir en Champions