De la euforia del inicio a las lágrimas del final: Neymar y Mbappe no aparecieron en la final