Las dos caras del City-Real Madrid: el nerviosismo de Guardiola y la tranquilidad de Zidane