El Metropolitano no perdona a Griezmann: pitada monumental cuando saltó al campo