Messi reconoce que no está a su máximo nivel y no está molesto con las palabras de Koeman