Otro examen para un Koeman sentenciado: el Benfica mide la reanimación culé con Ansu Fati