Giménez enloquece en su casa con la victoria del Atlético: la camiseta y los cojines salen volando