Unos 4.000 franceses toman las calles de Barcelona antes del partido de Champions