De la euforia a la decepción: la afición del Sevilla vivió una pesadilla de dos horas