Sergio Ramos podría perderse hasta tres partidos por forzar la amarilla ante el Ajax