Un español en el CSKA de Moscú