Cristiano y el Real Madrid se echan de menos: desde que sus caminos se separaran sus actuaciones en Champions han sido un fracaso