La celebración del Sevilla y sus aficionados que mancha el título: aglomeraciones, ausencia de mascarillas y descontrol