La fiesta atlética en Múnich: de la soledad de Simeone, a las lágrimas en el vestuario